Tratad bien al Rey

contenidoeselrey“El contenido es el Rey”: se trata de uno de los cacareos recurrentes en la teoría Social Media, uno de los tótems incuestionables para los gurús de la cosa online. A poco que escarbes, sin embargo, este eslogan pierde fuelle, se desmorona, aplastado precisamente por algunos otros de los principios que rigen la praxis de la gestión de contenidos en Internet.

Con el prestigioso precinto de Galaxia Gutemberg, y con el aval de la Fundéu BBVA (Fundación del Español Urgente), el libro Cómo escribir en Internet establece con pretensión de rigor las bases de una suerte de estilo para escribir en Internet. El manual incorpora algunas de las tendencias más extendidas en teoría de contenidos online, entre las que destaco, especialmente, la concisión, la brevedad y la renuncia a la perífrasis o la subordinación en la construcción de los textos.

Se imponen las teorías de lectura basadas en el eyetracking, que refrendan el hábito de la lectura en F: leemos la primera línea, con suerte la segunda y después se impone la lectura vertical. Como defienden teóricos que están al alza en esto de la teoría de la lectura digital como Jackob Nielsen, los usuarios no leen, sino que escanean la página.

A la imposición de esta teoría sobre la lectura en Internet se suma una evidencia incontestable: todo está supeditado al posicionamiento SEO. El texto, según este manual de la Fundéu BBVA y según otros muchos textos sobre teoría de contenidos en Internet, está consagrado a alcanzar un buen posicionamiento en buscadores. Y ese objetivo determina de manera radical la conformación del propio texto.

No es casual que quien ha inspirado este manual de Cómo escribir en Internet sea una fundación perteneciente a una entidad financiera privada. Porque el enfoque es puramente utilitarista. De igual modo ocurre con la mayor parte de la teoría de contenidos en Internet: el prisma está embebido de teoría marquetiniana, no hay criterio semántico ni lingüístico, se impone el criterio comercial. Que el texto en Internet esté supeditado al SEO sería tanto como decir que un texto literario estuviera supeditado a su rentabilidad comercial. El acercamiento a la teoría de contenidos en Internet es puramente publicitario: el texto se concibe en todo momento como una marquesina.

Este análisis limitado y estrecho de miras encuentra una puerta abierta en determinados ejemplos de lo que, a mi juicio, debería ser el tratamiento de contenidos en Internet. Me atrevería incluso a hablar de un Nuevo Periodismo 2.0, que comparte con la escuela clásica del Nuevo Periodismo de raíz anglosajona ese gusto por el contenido que mantiene un mirada humana y personal de la realidad, al tiempo que un tratamiento profundo de los asuntos. Cada vez son más los ejemplos de contenidos online de calidad que animan a pensar que la teoría de la inmediatez y el texto plano que defienden los manuales 2.0 es sólo una variante de lo que los sudamericanos llaman “Comida Chatarra”: McDonalds de la palabra con forma de blogs. Hay contenidos en Internet que sí saben aprovechar bien las bondades del medio. Entre ellas, la extensión: la capacidad de ofrecer una información mucho más extensa y completa que la que se ofrece en el papel. Hay muchos y buenos ejemplos de ello: Microrevista, iWrite, Culturamas… Y sobre todo, muy por delante del resto, Jot Down Magazine. Son ejemplos de un periodismo que sí sabe aprovechar las fortalezas intrínsecas del medio. Y que supone una gran oportunidad para el futuro del periodismo.

Internet ha sido un sarampión para los medios de comunicación. Pero es posible que también pueda significar un milagro para la profesión. Para ello, sin embargo, hay que derribar antes algunas creencias teóricas que enturbian y distorsionan el debate. Empecemos por lo principal: consigamos de verdad que el contenido sea el Rey.

¿Cómo? Sencillo: a través de buen contenido.

One comment

  1. Constanza

    Me quedo con lo del escaneo porque no es la primera vez que lo oigo. Pero ¿realmente es una realidad o es que la manera de presentar los contenidos en internet nos induce a ello? Yo creo que nos están enseñando a ello. Habrá multitud de estudios psicológicos que habrán visto esta tendencia en los humanos y, como no, con fines comerciales empezaron a implementarlo en la web. Como seguramente quedó bien, se copió para otro tipo de contenidos, como por ejemplo primeras páginas de los periódicos digitales que solemos leer (incluso varias veces al día) y se nos va acostumbrado poco a poco a esa forma de leer. De esta forma me he encontrado esta teoría aplicada a la manera que los seleccionadores tienen de ver un currículum y que por eso hay que poner la foto en un sitio y no en otro porque si no ni te miran la cara.
    No sé, me parece todo tan sota, caballo y rey que me da un poco de ….asquito. Yo creo que si tienes interés en lo que lees, en la persona o en el formato te lo lees de cabo a rabo y punto.

Escribe un comentario

Puede usar HTML:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>