La zona de confort

Aunque es un poco largo, tiene lo que ha de tener un buen viral: cierto halo pseudocientífico, un envoltorio impecable y un puntito de provocación. Lo justo para que se haya extendido por todo el mundo como una suerte de nuevo credo de vida, como un nuevo código ético cuya asimilación se ha visto favorecida porque su filosofía casa bien con estos tiempos de padecimientos y fatigas que nos toca vivir.

 

 

Hasta el punto de que ya es un nuevo tópico. No hace falta que os lo resuma, porque el vídeo está hasta en la sopa. Hay que salir de la zona de confort, abandonar todo aquello que nos acomoda, recuperar el sentido de provisionalidad de nuestras vidas. Nada es para siempre, todo muta, todo cambia. Te das cuenta de ello cuando estás fuera de la zona de confort. Y estar fuera de esa zona te ayuda a ser más dinámico, más emprendedor, más capacitado para asumir los cambios.

Es un discurso cojonudo para levantarnos el ánimo en estos tiempos en que ya casi nadie habita esa zona de confort. Si echamos cuenta al Círculo de Empresarios y sus recomendaciones  sobre el retraso de la edad de jubilación, es posible que ya nunca lleguemos a esa zona: la muerte nos cogerá de camino al trabajo, porque la jubilación ya no existirá. Donde antes vivían cinco con un sueldo ahora viven diez con una prestación por desempleo. La zona de confort se plantea, pues, como un karma eficaz para quitarnos las penas. Uno piensa: hay que estar preparado para el cambio. Hay que tener siempre hechas las maletas, por si hay que salir de aquí en cualquier momento. Lo mismo es un embargo, o quizá es simplemente que tengas que emigrar por falta de oportunidades, o es posible que, poniéndonos dramáticos, la avería que nunca pudiste arreglar en el techo haya provocado el desprendimiento de la azotea y te obligue a buscar refugio en casa de tus padres pensionistas.

Todo precario, todo provisional, y todo muy fuera de la zona de confort. En la zona de confort ya nadie vive. O sí: están justamente todos esos que se han encargado de construir esa burda filosofía, de apuntalar esa religión de la supervivencia asociada al emprendimiento (o al entrepreneurship, para quien lo prefiera) con la que todos seguimos sorprendentemente felices, malviviendo, viendo la vida pasar a través de los escaparates y sin asomo de indignación o de rebeldía.

Escuchar a todos esos coaches hablando sobre la zona de confort y sobre la necesidad de emprender y sobre la apertura de miras, con sus corbatas caras y sus presentaciones new age y sus cuentas corrientes bien saneadas gracias a su charlatanería de escuela de negocios me produce unas incontenibles ganas de vomitar. Quisiera verlos a ellos aquí, donde estamos la mayoría, en esa zona de no confort que ellos pretenden disfrazarnos de lugar idílico, y no en sus cómodos y confortables sofás, donde nunca aprieta el frío, donde queda tiempo para todo, incluso para construir falsos mitos. Todos esos charlatanes bienpagados, todos esos mamporreros del statu quo, deberían pasar alguna noche aquí, conociendo lo que es vivir a la intemperie en esta formidable zona de no confort.

7 comments

  1. Eva J

    Jajaja, el otro día publiqué en mi perfil de Facebook ese video! Puede que lo vieras. Ahora entiendo tu rechazo a esta nueva filosofía, si un tipo trajeado me hablara de la dichosa zona de confort dejaría de escucharle en el minuto uno. Pero claro a mi no me lo ha dicho ningún coach y qué es un coach? Alguien que te da palmitas en la espalda para darte ánimos? Yo lo vi en el perfil de una amiga una ex compañera de trabajo, a la que aprecio, que todavía conserva su trabajo por cuenta ajena, que me encuentro por las mañanas cuando vuelve de llevar a su niña al colegio, y que como yo, es inquieta y no se conforma, y está metida en varios proyectos a la vez, como otras muchas que conozco personal y digitalmente. No nos gusta la zona de confort, para nosotras el confort está ahí fuera! No se sí alguna vez has sido autónomo, pero yo he estado más años trabajando por cuenta propia que por cuenta ajena, y se muy bien lo que es estar en la cuerda floja y rezar porque un cliente te pague antes de que acabe el mes y puedas pagar los autónomos. Y al final tuve que volver a la zona de confort para poder pagar las facturas, y ahí estuve hasta que me echaron de la zona de confort, y es que ahora no hay zona de confort en ninguna parte simplemente se ha volatilizado! Y ahí un gran agujero negro, por eso a las ingenuas como yo nos gustan este tipo de vídeos porque es una forma de decirnos unas a otras que aquí fuera habemos muchas que seguimos soñando! Aunque el vídeo de marras lo haya hecho un coach trajeado!!!!

  2. Kolmogórov

    ya vamos pa los 40. Si para los 50 no estamos en la zona de confort, entonces va a ser que estamos en la zona de indigentes.

    Good luck!!

  3. Maria

    Si, eso es justo la esencia de la vida y del ser humano: supervivencia, lucha y condiciones adversas. ¡que esperabas?.
    Es que tienes miedo de la realidad?!!!

  4. kiyo

    Hola Daniel,
    Siempre siguiendo tu juntar de palabras. Hace solo horas estuve en el aeropuerto de Washington, D. C. Uno de los aeropuertos mas antiguos de Washington, D. C. uno de los aeropuertos mas antiguos en los Estados Unidos de NorteAmerica.
    Estados Unidos??? ja ja ja ja Si hay algo que no es zona de comfort es los Estados Unidos de NorteAmerica.
    Aqui hay estados de los unidos que si posible fuera, separarían de los “estados unidos de norteamerica”.
    La globalizacion ha cambiado todo y asi será por o para siempre.
    Espanna. Que es Espanna ahora? Cuantos países forman Espanna? En Madrid uno en momentos siente que esta en China o en Brazil o en Argentina o en Bangladesh o en Ecuador o Colombia o mas y mas y mas. Zona de comfort?

    El aeropuerto Ronald Reagan muestra un museo de lo que fue, lo que es y lo que será la industria, la realidad en el aspecto de viajar en avion. De “volar”.

    Entiendo que la primera vez que viaje en avion era yo un crío, un bebe menor que un anno. De aquellos momentos instantes al día de hoy, MUCHO ha cambiado, MUCHO que jamas imaginamos cambiaría.
    De helices pase o pasamos a turbinas y he volado en aviones mas veloces que ya no existen, están fuera de zona de comfort.

    Mi padre, mi madre, yo mismo fuimos empleados de la compannia aerea PanAm. Asumo es PanAmerican Airlines.
    JAMAS dimos pensar a la realidad que algún día esta empresa seria hecha humo. que desaparecería, que estaría fuera de la ZONA DE COMFORT. Jamas. Mi padre fue empleado de TWA que en Espanna llamaban TUA. TUA es ahora humo, espuma, es un pretérito, un pasado que rara persona recuerda. La Zona de Comfort ahora es caminar en calles hechas con vapor.

    Tus hijos jamas tendrán noción de lo que significa LABORAR, ser empleados de una empresa con seguridad y zona de comfort para toda una vida. Nosotros en los Estados UNIDOS de NorteAmerica, aprendimos, caímos en esta realidad en los annos 1970s.

    En 1975, casi cuando naciste, nosotros empezamos a ver que NO, que no había zona de comfort.

    Pensionarse? JA JA JA JA y JA. Siento angustia, tristeza y en momentos siento inocencia o ignorancia voluntaria en personas que conozco. Se JUNTAN, tienen, hacen HIJOS y con su inocencia voluntaria los hacen pensando que el sistema les ofrecera APOYO economico, nuestros impuestos pagaran POR SUS CRIOS y sus fantasías.

    NO, Welcome, SMELL the roses. Wake UP smell the coffee. La zone de comodidad ACABO have ya MAS de 3 decadas.

    Los crios, los hijos que algunas gentes hacen ahora, son críos, son hijos hechos bajo el efecto de videogames, de juegos de video.

    Ahora hacemos hijos Facebook o Instagram o hijos Tweeter. Life ain’t as it used to be in Andalucia. And yet again, one will survive.

    Y aun así habrá que sobrevivir.

  5. kiyo

    Daniel, perdon porque mi ordenador deletrea o acomoda las teclas que yo no teclo o tecleo.
    Quise expresar que “No, lo que fue ya no será”.

    Jamas pense, imagine personas en Espanna dejarian su zona de comfort y vendrian a America o los Estados Unidos de NorteAmerica para venir aqui a laborar. Su zona de comfort acabo.

    Nuestro programado concepto era que el EUROPEO jamas cambiaria su zona de comfort para venir a un pais donde LA HORA que laboras es la hora que eres pagado. En Europa tenían TODO.
    Espanna es fiesta, es tertulia, es gozo, es el derecho a SIESTA.

    No asi aqui. No, no, no. Aqui es de 9 a 7 o de 9 a 10 el laborar y dias de fiesta, si MUCHO 2 dias de fiesta al anno. No hay santos ni gran tradición. NO hay zona de comfort. Ni la hubo ni habra.

    En Washington, D. C. conoci personas maravillosas, bellas, conoci personas de Barcelona, Badalona, Madrid, Sevilla, La Corunna, y mas y mas y mas lugares de Espanna.

    Personas de Espanna tambien conoci en London, en mas lugares de Inglaterra. Conoci personas de Europa, Slovakia, Ukraine, Croatia, Slovenia, Rumania, Francia, todo Europa. Han dejado la zona de comfort. Unos totalmente bilingues. Otros en el RETO de aprender el idioma.
    La maravilla para mi es que las personas de Espanna tienen con ellos su ZONA DE COMFORT y lo IRRADIAN, lo expresan en cualquier país.

    Aqui mismo en los US hay ahora lo que NUNCA.

    Hay seres humanos de Espanna que traen con ellos la gracia, el garbo, la efervescencia de el bello Espannol. Eso si. Sin zona de comfort.

    ;->

  6. Ernst Jünger

    Parcialmente de acuerdo con lo expuesto en el post. Sobre este asunto recomiendo encarecidamente la serie documental de la BBC ‘The Century of the Self’, que ahonda en el culto al individualismo y su instrumentalización por parte de las grandes empresas y la alta política. Ah, y el origen de esa oscura profesión que es el ‘coaching’.

Escribe un comentario

Puede usar HTML:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>