Horrendo

CAÑETE: "GRACIAS A REFORMAS DEL PP ESPAÑA A RECUPERADO EL LIDERAZGO EN EUROPA"Es horrendo ser un machista. Es repugnante que alguien que se ha dedicado a dirigir, se supone que con responsabilidad, cuestiones con las que nuestro país se jugaba mucho, y que ahora aspira a representarnos en Europa, se manifieste públicamente como un auténtico becerro, haciendo gala de un trato hacia el género femenino deleznable, execrable, completamente inadmisible.

Pero hay muchas cosas horrendas. Es horrendo, por ejemplo, el modo en que tanto el partido de Cañete como el otro partido mayoritario han gestionado estas elecciones, con un tono y un nivel para el que la definición de mediocridad, siendo benevolentes, se queda corta. Es horrendo que la presión a la que nos somete Europa y que en los últimos cinco años ha transformado a España en una vieja renqueante y con varices sea una realidad invisible sobre el tapete del debate electoral. Es horrendo, y patético, y también una tomadura de pelo, que todo se reduzca a las excusas de Cañete por su horrendo comentario, a si lo ha hecho mal y a destiempo, convirtiendo todo en una pantomima, en un ejercicio de formas, mientras pasan los días y seguimos sin contenido.

Es horrendo, y un absoluto descaro, que se nos pida una y otra vez el voto, pero que los grandes partidos concurran a las elecciones con programas electorales con un nivel de vacuidad, vaguedad y simpleza que derrocha mediocridad y lugares comunes, donde la única sensación posible para el votante es la de estafa.

Es horrendo el tono, el nivel, la profilaxis de los discursos y los gestos. Es horrendo que quienes nos gobiernan y quienes nos pretenden gobernar parecen no haberse enterado de nada. Es horrendo darse cuenta de que, en estos cinco últimos años en que hemos aprendido a convivir a marchas forzadas con la miseria, la pobreza y la degradación, ellos, los políticos, han ocupado nuestro mismo lugar, nuestro mismo entorno, pero nada les ha arañado lo suficiente: siguen con sus mismos discursos huecos, con su misma actitud de poltrona y barriga llena, con sus mismas artimañas de justificación de sus derechos de casta. Es horrendo que, al final, la culpa de la horrenda abstención que viviremos el sábado será utilizada horrendamente por uno y otro partido para justificar su fracaso, echándole la culpa al de enfrente.

Es horrendo, y también muy sintomático, que lo único que quedará de estas elecciones será la anécdota de un político machista. Ah, sí: y también consecuencias irreparables para nuestro futuro en Europa.

Escribe un comentario

Puede usar HTML:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>